La marca personal: deja tu sello y triunfa

Hoy y bajo esta foto de @Roberayo voy a hablarte de marca personal o personal branding.

La foto, por cierto, pertenece a una sesión en la que me hizo sentir como la protagonista de un comercial de Range Rover. En otra ocasión me hizo sentir como la modelo de un anuncio de Triumph, y así sucesivamente. Esa es, definitivamente, su marca personal: empoderar a sus modelos.

Lo cierto es que de personal branding -marca personal, en castellano- en la actualidad se habla mucho. Y no es para menos: en mi opinión es un concepto que cualquier profesional que se precie debería manejar, independientemente de que trabaje para si mismo o para una empresa o corporación.

 

¿QUÉ ES?

Se trata de un concepto que surge del branding y aplica sus mismos principios, siendo un concepto a caballo entre la identidad corporativa y el desarrollo personal. Consiste en ver al individuo como marca, de igual forma que se entienden la marcas comerciales.

Si bien ya te hablé sobre la identidad corporativa anteriormente, en este otro post, no está de más refrescar conocimientos:

▶️ Es la manifestación tangible de la personalidad de una marca.

▶️ Se muestra a través de su identidad visual (su logo, los colores y la tipografía que utiliza, etc.).

▶️ Se muestra también y sobre todo a través de sus acciones de comunicación, a través de su actividad y a través de su comportamiento.

En aquel artículo explicaba que la identidad corporativa era la primera piedra del camino hacia el éxito de una empresa. Pues bien, lo mismo ocurre con la marca personal, siendo esta la primera piedra del camino hacia el éxito de un profesional. Por eso resulta importantísimo generar una especie de sello que nos haga reconocidos y reconocibles; como cuando identificamos a alguien con un perfume y, en sentido opuesto, vinculamos ese perfume con ese alguien.

 

LOS TRES MISMOS PRINCIPIOS BASICOS

En mi opinión, el «personal branding» funciona bajo los tres mismos principios que la identidad corporativa:

▶️ Es la manifestación tangible de la personalidad del individuo.

▶️ Se muestra a través de su identidad visual (su físico, su estética, los colores que utiliza).

▶️ Se muestra también a través de sus acciones, comportamientos y gustos.

 

LA IDENTIDAD VISUAL: EL SELLO FÍSICO

No es la primera vez que lo digo ni será la última: la coherencia es muy importante. Tanto es así que coherencia es sinónimo de marca personal, porque esta nos permite conseguir una identidad visual que los demás vinculan con nosotros. Pero… ¿Cómo se puede conseguir esa coherencia visual?

▶️ El peinado. Se me viene a la cabeza Anna Wintour, la actual directora de Vogue USA y también de contenido global de Condé Nast. Es probablemente la mujer más poderosa de la industria de la moda contemporánea. Nacida en 1949, no ha cambiado de peinado desde sus veinte años aproximadamente.

▶️ La indumentaria. Para este supuesto no puedo dejar de pensar en Steve Jobs, quien junto a su socio Steve Wozniak, hizo historia en un garaje creando el primer ordenador Apple. Siempre le recuerdo vestido con vaqueros, deportivas y camiseta. Jobs, pese a su poder, nunca dejó de ser un estudiante que trasteaba en un garaje de Silicon Valley.

▶️ El color o la gama de colores. Sirva como ejemplo el maquillador y embajador de Max Factor Lewis Amarante. El negro por bandera.

 

LA IDENTIDAD PROFESIONAL: ACTIVIDAD Y COMPORTAMIENTO

Si bien la identidad física es muy importante, tan solo es la superficie. La verdadera marca personal pasa en casi un 75% por nuestras acciones, actividad y comportamiento. En definitiva: por qué hacemos y cómo lo hacemos. Mis consejos en este sentido:

▶️ Genera material reconocible, ya sea este tangible o intangible. La idea es lograr que, aunque no hayas firmado tu trabajo, tus superiores o clientes sepan que lo has hecho tú. Como cuando lees un texto y se lo atribuyes a García Márquez o ves un cuadro y se lo atribuyes a Picasso. No todo el mundo escribe igual, no todo el mundo maqueta los informes igual, no todo el mundo genera estrategias de venta de la misma manera. Aplícalo a tu ámbito profesional.

▶️ Afronta las tareas con una actitud similar, reconocible y positiva. La proactividad, la capacidad resolutiva, el buen humor o la capacidad de trabajo en equipo son sin duda buenas aliadas. ¡Que tu sello profesional no pase por ser una persona gruñona porque te harás un flaco favor!

▶️ Potencia tus gustos y tus rarezas, todo aquello que te diferencie y conviértelo en virtud. 

 

UN ÚLTIMO CONSEJO: PIENSA ANTES DE ACTUAR

Sé maquiavélico y estratega. Y es que antes de ponerte a crear una marca personal debes definir una estrategia: pensar en tu mercado, en tu público objetivo, en qué quieres conseguir y en cómo lograrlo. 

Lo anterior no es fácil, pero de nada sirve crear una marca personal totalmente contraria al mercado al que te diriges, porque así lo único que conseguirás en principio será rechazo. Y recalco el totalmente, porque un puntito contrario a veces constituye esa anhelada diferencia y puede jugar a tu favor.

Y en última instancia, hagas lo que hagas, haz un ejercicio de honestidad. No pretendas ser algo contrario a tus principios porque al final, a largo plazo, no funcionará. No solo es que las mentiras tengan las patas muy cortas, que las tienen. Es que tu marca personal te define: eres tú quién está en juego y debes estar cómodo en tu piel.

Sígueme
Facebook
Twitter
LINKEDIN
Instagram

2 comentarios en “La marca personal: deja tu sello y triunfa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *