La pregunta del millón: ¿Muchos seguidores o seguidores de calidad?

¿Necesito muchos seguidores o pocos pero de calidad?

Es sin duda la pregunta del millón porque habitualmente se piensa que tener muchos seguidores es sinónimo de tener éxito en redes sociales y del buen funcionamiento de una estrategia de social media marketing.

De ese pensamiento, de hecho, surgen malas prácticas como comprar seguidores y, derivada de esta, la proliferación de seguidores falsos. O lo que es lo mismo: perfiles que no pertenecen a personas reales creados para seguir a otros perfiles y que estos aumenten sus seguidores.

 

MENOS ES MÁS

▶️ «Menos es más» es una cita atribuida al arquitecto Mies Van der Rohe.

▶️ “La elegancia implica renuncia”, decía Coco Chanel.

Dos citas muy acertadas en mi opinión…

▶️ Y es que una estructura arquitectónica con una estética sobria y minimalista suele ser más elegante que una barroca.

▶️  Y es que con un vestido negro y unos zapatos de salón clásicos se llega a todas partes, sin necesidad de añadir ningún accesorio recargado que acapare toda la atención. La atención se la debe llevar, siempre, el portador de la indumentaria.

 

PERO… ¿MENOS ES MÁS TAMBIÉN EN CUESTIÓN DE SEGUIDORES?

¡Siempre!

No me maltinterpretes, tener muchos seguidores es maravilloso, siempre y cuando estos sean reales y formen parte de tu target o público objetivo -es decir, del segmento al que te diriges-.

Piénsalo: ¿De qué te sirve poseer una multitudinaria base de seguidores que no forman parte de tu público objetivo? ¿Crees que podrías vender seguros de hogar a adolescentes menores de 18 que viven con sus padres? Evidentemente no: para vender seguros de hogar tienes que dirigirte a felices propietarios de viviendas. Ellos y tan solo ellos conformarán tu cantera de seguidores de calidad. Lo demás es bulto.

 

DEFINITIVAMENTE, MENOS ES MÁS

▶️ No da en absoluto buena imagen tener miles y miles de seguidores y tan solo 10 ‘me gusta’ por publicación. Es una proporción disparatada y por tanto no resulta creíble. En este caso menos es más.

▶️ Contar con seguidores falsos fácilmente detectables, por otra parte, tampoco ofrece una imagen correcta de la marca. Lo que desprende es que la empresa en cuestión no tiene ética ninguna y que no es transparente en cuanto a su situación, ya que miente para engordar sus números. De nuevo menos es más.

Y por último pero no por ello menos importante…

▶️ El algoritmo (el conjunto de reglas que controlan el alcance orgánico de tu contenido) de según que redes sociales, como Instagram, penaliza esta desproporción. En Instagram, por ejemplo, los posts que generan más interacciones son recompensados con un mayor alcance. De modo que, si tus seguidores interactuan poco pero son muchos porque los has comprado o no te hacen caso porque no forman parte de tu target, el algoritmo considera que ese contenido no tiene interés, por lo que lo muestra menos entre tus seguidores y reduce su alcance orgánico.

 

COMPRAR SEGUIDORES TIENE MUCHOS PRECIOS…

En definitiva, comprar seguidores falsos tiene muchos precios y uno de ellos es que tus seguidores reales no reciban tu comunicación. Sé honesto, no te obsesiones con la cantidad, premia la calidad, y no pagues ese precio.

Sígueme
Facebook
Twitter
LINKEDIN
Instagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *