Una recompensa que vale más que el dinero

En este blog suelo escribir sobre dos temas: marketing y comunicación corporativa. Sin embargo, en esta ocasión voy a hablarte de relaciones públicas. De una disciplina inevitablemente ligada al marketing y a la comunicación que resulta clave, precisamente, para el buen desempeño de las acciones de marketing y comunicación…

 

¿POR QUÉ LAS RRPP SON TAN IMPORTANTES?

Para empezar, recuerda quién eres y qué estás haciendo:

▶️ Puede que seas una persona con un negocio. En este caso probablemente estés leyendo este blog porque buscas rentabilizarlo valiéndote del marketing y la comunicación.

▶️ Quizá seas una persona curiosa que lee este blog para aprender algo nuevo.

▶️ Tal vez seas una persona que busca aplicar las herramientas de marketing y comunicación a su MARCA PERSONAL. Y pongo este concepto en mayúsculas porque es muy importante. Tanto que lo abordaré en el futuro, en un post expresamente dedicado al concepto de marca personal.

▶️ Y en último lugar, pero no por ello menos importante: quizás seas una persona interesada en contratarme en calidad de especialista en marketing y comunicación. ?

En cualquiera de esos supuestos… ¡Buen trabajo! Documentarse siempre es importante. ¡Y contratarme también!

Y ahora vayamos al quid de la cuestión. Todos esos supuestos parten de una misma base porque tienen un denominador común: las personas. Porque hagas lo que hagas o te dediques a lo que te dediques, eres una persona que debe relacionarse con otras personas. Y ahí es, precisamente, donde entran en juego las relaciones públicas.

 

PERSONAS QUE TRATAN CON PERSONAS

Ya lo decía antes. Ser empresario significa ser una persona con un negocio que tiene que tratar con una persona. Por eso debes trabajar tus relaciones públicas.

Y esto no es fácil…

▶️ Porque las relaciones son como una planta que solo crece si es regada por las dos partes. De modo que tú, con tu actitud, actos y palabras, debes animar al otro a regar esa planta. Porque si solo la riegas tú la planta no puede crecer.

▶️ Animar al otro a regar esa planta pasa por conseguir que el otro se interese en ti, en tu negocio. Esto puedes conseguirlo a través de hechos y por supuesto a través del marketing o de la comunicación. Pero si luego tus respuestas y tu feedback no están a la altura… Fin de la partida, porque la planta se muere. Por un motivo muy claro: el otro no va a querer regarla si le resulta violento relacionarse contigo o tu entidad.

▶️ Para que la planta de las relaciones públicas no se muera tienes que cuidarla. Y no solo cuidarla, sino que también debes dedicarle muchos mimos y atenciones, lo que probablemente requiera de un sacrificio, como acudir a un evento en un horario que no coincide con tu jornada laboral. Sobra decir que nadie va a pagarte por eso.

 

UNA RECOMPENSA QUE VALE MÁS QUE EL DINERO

Pero ya lo adelantaba en el titular… Y es que el resultado de cuidar esa planta es una recompensa que vale más que el dinero. Estoy hablando de la fidelización de tu cliente a largo plazo, de su lealtad:

▶️  Al estrechar la relación con tu cliente generas un vínculo que le predispone a tener una actitud positiva ante tu trabajo y, por supuesto, ante tus acciones de marketing y comunicación.

▶️ Un cliente fiel consume productos o servicios reiteradamente y eso sí que da dinero a largo plazo.

▶️ Y en última instancia, si tu negocio fracasa pero tienes una buena cartera de clientes fieles… Tu camino está más llano si quieres o tienes que empezar de cero.

¿Todo ventajas, no?

Sígueme
Facebook
Twitter
LINKEDIN
Instagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *